La historia oculta de la mujer que fue elegida Papa

A lo largo de la Edad Media se difundió la historia de que, en una ocasión, una mujer fue elegida para el trono papal. Disfrazada de hombre durante años, Juana fue ascendiendo en la jerarquía eclesiástica hasta llegar a la cima, y terminó muriendo de parto durante una celebración de pascua.

Si bien muchos afirman que esta historia de la mujer Papa, es una leyenda, no podemos ignorar que si esta historia es real (y hay razones suficiente para creer que lo es) hay muchos intereses del poder para negarla. Los mismos intereses que tergiversan la historia y la adaptan a su antojo y conveniencia incansablemente.

Juana nace en el año 822, en Ingelheim am Rhein cerca de Maguncia (Alemania). Era hija del monje Gerbert, que forma parte de los misioneros cristianos mandados desde los territorios de anglos para cristianizar a los sajones y llevarles el Evangelio.

Juana vivió inmersa en un mundo de profunda religiosidad y en un medio en que el conocimiento cultural era práctica habitual, cosa que no se daba en esa época oscura. Juana que era muy inteligente sabía que como mujer tenía pocas posibilidades de desarrollarse intelectualmente, por lo que decidió hacerse pasar por hombre.

Para poder seguir estudiando, Juana cambió su nombre por Johannes Anglicus (Juan el Inglés) y así pudo trabajar como copista en la abadía de Fulda, que le permitió profundizar en el conocimiento de la medicina.

Debido a su erudición y a la fama que como profesor alcanza es presentada al Papa León IV, que se vio gratamente sorprendido por su erudición. La introduce en el mundo Vaticano, además de ser su médico particular.

En junio del año 855 muere el Papa León IV, siendo elegida la Papisa Juana con el nombre de Juan VII.

La Papisa Visconti, otra curiosa historia

Un grupo italiano al que se conocía como los Guglielmitas creía que su fundadora, Guglielma de Bohemia, muerta en 1281, resucitaría en 1300, y con ella comenzaría una nueva era en la cual las mujeres accederían al papado. Anticipándose al momento, eligieron como primera papisa a una mujer llamada Manfreda Visconti. Gráficamente, la Iglesia puso término a la herejía quemando a la hermana Manfreda en el año 1300, cuando se esperaba el comienzo de la nueva era. Unos cien años más tarde, la misma familia Visconti encargó el primer mazo de naipes de Tarot, tal como lo conocemos. Entre esos triunfos sin numeración y sin nombre aparecía la imagen de una mujer que barajas posteriores llamaron «la Papisa».
El nombre se mantuvo hasta el siglo XVIII, en que Court de Gebelin, convencido de que el Tarot tenía su origen en la religión de Isis del antiguo Egipto, le cambió el nombre por el de Suma Sacerdotisa. En la actualidad, ambos nombres existen (como también el de Isis Velada), y la imagen que nos muestra el naipe de Waite proviene directamente de la vestimenta simbólica de las sacerdotisas de Isis, especialmente la corona, que representa las tres fases de la luna.

Conoce más sobre la interpretación del Dr.Jung sobre las Cartas del Tarot 

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta