¿Nos engañan los sentidos? ¿Nos muestran las cosas tal como son?

Los sentidos nos orientan, pero también pueden equivocarse fácilmente. Un ejemplo de esto es la siguiente imagen, la cual al verla nos produce una sensación de movimiento, aunque está quieta.

La duda acerca de la fiabilidad de los sentidos parece, razonable. Más aún en el Siglo XXI, donde usamos distintos tipos de energías que son invisibles a nuestros ojos, sabemos que estamos hechos de átomos pero no podemos percibirlos, y sin embargo aceptamos su existencia.

Nuestros sentidos nos dan una descripción del mundo que nos rodea, pero ¿es objetiva esta descripción? Piensa además en todos los factores que pueden alterar nuestra percepción sensible: la fatiga, la fiebre o la excitación nerviosa son solo algunos ejemplos. Seguro que tú mismo tienes alguna experiencia de este estilo.

¿Podemos entonces pretender que el verdadero conocimiento tiene su punto de partida en los sentidos? ¿Puede construirse un edificio sólido sobre unos cimientos tan frágiles?

Solemos confiar sin reservas en nuestros 5 sentidos básicos, por lo que nos cuesta admitir que puedan engañarnos, alterando nuestra percepción de la realidad.

¿Qué son los sentidos científicamente?

Los sentidos tienen por función recibir y suministrar datos a la conciencia y a la memoria que serán organizados de distinta manera; según necesidades y tendencias del psiquismo.

De acuerdo a su tipo de actividad pueden ordenarse como: sentidos químicos (gusto y olfato), sentidos mecánicos (el tacto propiamente dicho y los sentidos internos de cenestesia y kinestesia), y los sentidos físicos (oído y vista).

¿Y qué dice la filosofía?

En la filosofía, ya Platón planteaba la diferencia entre el mundo Sensible (lo tangible, visible, audible, etc) y el mundo inteligible (o Mundo de las Ideas). Las Ideas, no se ven ni se pueden tocar, pero por ello no podemos negar de que existen. El aire tampoco lo vemos, sin embargo sabemos que está. No obstante, solemos guiarnos ciegamente por nuestros sentidos físicos, sin tener en cuenta de que muchas veces pueden darnos una descripción muy limitada de la realidad, o más aún, incluso pueden engañarnos.

Esta imagen ilustra cómo podemos ver o percibir, algo que en realidad no está. Los puntos negros que “se mueven”, en realidad no están en el gráfico.  Del mismo modo, podemos pensar que así como podemos llegar a ver algo que es una ilusión, también por añadidura debemos prevenirnos que probablemente nos estemos perdiendo de percibir por otras vías de conocimientos y experiencias, que nuestros sentidos simplemente pasan por alto.

¿Cómo ampliar nuestra percepción? ¿cómo ser más conscientes? Existen métodos desde la psicología transpersonal para desarrollar otro tipo de captación, mucho más consciente, lo que comúnmentese llama el Sexto Sentido: La Mente.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta