LA MEMORIA DEL AGUA: La base de la Homeopatia

Luc Montagnier, premio Nobel de Medicina por el descubrimiento del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), dejó sorprendidos a muchos científicos cuando dijo que había descubierto que el agua tiene memoria, y que se mantiene incluso después de muchas diluciones.

Hasta ahora, científicos y médicos han sostenido que no había base científica para afirmar que las múltiples diluciones utilizadas en la homeopatía tuvieran propiedades terapéuticas. Pero este punto de vista se basa en su falta de comprensión, o una oposición ante la creciente popularidad de la homeopatía, que entra en competencia con la medicina convencional.

Luc Montagnier: “No puedo afirmar que la homeopatía tenga razón en todo. Lo que sí puedo decir es que las ultradiluciones (utilizadas en homeopatía) tienen efectos. Las ultradiluciones de algo no son nada, son las estructuras del agua las que imitan las moléculas originales”.

Uno de los fundamentos de la homeopatía es que la potencia de una sustancia se incrementa con una mayor dilución. Montagnier descubrió que las soluciones que contienen ADN de un virus o de bacterias “emiten ondas de radio de baja frecuencia”, y que tales ondas influyen en las moléculas de agua que se encuentran en su entorno, presentando entonces estructuras organizadas. Estas moléculas organizadas emiten ondas a su vez, y Montagnier ha encontrado que estas ondas se siguen emitiendo incluso después de haberse diluido muchas veces. Quizás para nosotros, los no entendidos, esto no signifique nada, pero para un científico puede sugerir que sea la base científica de la homeopatía.

En Gran Bretaña se estima que el mercado de la homeopatía crece en torno a un 20% anual. La homeopatía también está ganando en popularidad en Estados Unidos, y en la India. En Brasil, la homeopatía está reconocida como especialidad médica, y unos 15.000 médicos están certificados como especialistas homeopáticos.

Muchas personas han elegido la homeopatía como terapia, entre ellas varios presidentes de Estados Unidos, y escritores como Emerson, Mark Twain, Goethe y George Bernard Shaw, por nombrar solo algunos.

Montagnier concluye señalando, cuando se le preguntó si le preocupa adentrarse en la pseudo ciencia: “no, porque no es una pseudo ciencia, no es charlatanería. Estos son fenómenos reales que merecen mayor estudio”.

Fuente: http://www.mundonuevo.cl/premio-nobel-la-memoria-del-agua-es-posible/

Te puede interesar:

¿Cómo influyen las emociones en nuestro cuerpo?

Carl G. Jung y los 4 pasos de la transformación alquímica

“El Poder del Agua y la belleza de sus Mensajes”  de Masaru Emoto

Las Reglas de Paracelso: el cuidado de la salud del cuerpo y de la mente

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta