¿Hay alguien igual que Vos en otro Universo Paralelo?

0 3038
Universo paralelo

¿Eres único? De acuerdo con tu percepción del mundo, la respuesta es simple: eres diferente de cualquier otra persona en el planeta. Pero ¿es único nuestro universo? El concepto de realidades múltiples –o universos paralelos- complica esta respuesta y desafía lo que sabemos sobre el mundo y nosotros mismos. Un modelo de múltiples universos potenciales, llamado Interpretación de los Mundos Múltiples (IMM), podría sonar tan extraña y poco realista que debería aparecer en las películas de ciencia ficción y no en la vida real. Sin embargo, no hay experimentos que puedan desacreditar (ni confirmar) de manera irrefutable su validez.

El origen de la conjetura de los universos paralelos está estrechamente conectado con la introducción de la idea de la mecánica cuántica a comienzos del siglo XX. La mecánica cuántica, una rama de la física que estudia el mundo infinitesimal, predice el comportamiento de objetos a escalas realmente pequeñas. Los físicos tienen dificultades para encontrar un buen modelo matemático del comportamiento de la materia cuántica, debido a que hay materia que exhibe signos de movimientos tipo partícula y al mismo tiempo de onda. Por ejemplo, el fotón puede viajar verticalmente (arriba y abajo) mientras se mueve horizontalmente (adelante y atrás).

Tal comportamiento contrasta enormemente con el de los objetos visibles a simple vista; todo lo que vemos se mueve como onda o partícula. Esta teoría de dualidad de la materia ha sido llamada Principio de Incertidumbre de Heisenberg (PIH), que establece que el acto de observación altera cantidades como el momento y posición.

En relación a la mecánica cuántica, este efecto del observador puede impactar la forma –partícula u onda- del objeto cuántico durante las mediciones. Las teorías cuánticas posteriores, como la interpretación de Copenhague de Niels Bohr, usan el PIH para enunciar que un objeto observado no conserva su naturaleza dual y solo puede comportarse en un estado.

En 1954, un joven estudiante de la Universidad de Princeton llamado Hugh Everett propuso una radical suposición que difería de los modelos populares de la mecánica cuántica. Everett no creía que la observación causara que la materia cuántica dejara de comportarse en múltiples formas.

En lugar de eso, afirmó que la observación de la materia cuántica crea una “división” en el universo. En otras palabras, dijo que el Universo hace copias de sí mismo para dar cuenta de todas las posibilidades y estos duplicados se desarrollarán independientemente. Cada vez que un fotón es medido, por ejemplo, un científico en un universo lo analizará en forma de onda y el mismo científico en otro universo lo analizará en forma de partícula. Cada uno de estos universos ofrece una realidad única e independiente que coexiste con otros universos paralelos.

Si la hipótesis IMM de Everett es correcta, tiene muchas ramificaciones que transforman completamente nuestra percepción de la vida. Cualquier acción que tenga más de un resultado posible produce una división en el universo. Por lo tanto, hay una cantidad infinita de universos paralelos y copias infinitas de cada persona.

Estas copias tienen rasgos faciales y corporales idénticos, pero no tienen personalidades idénticas (uno puede ser agresivo y otro puede ser tranquilo) debido a que cada uno experimenta consecuencias diferentes. El número infinito de realidades alternas también sugiere que nadie puede conseguir logros únicos. Cada persona –o alguna versión de esa persona en un universo paralelo- lo ha logrado o lo logrará todo.

Además, la IMM implica que todo el mundo es inmortal. La vejez ya no será un asesino implacable, ya que algunas realidades alternativas podrían ser tan avanzadas científica y tecnológicamente que habrán desarrollado una medicina anti-envejecimiento. Si mueres en un mundo, otra versión de ti sobrevivirá en otro mundo.

La implicación más inquietante de los universos paralelos es que nuestra percepción del mundo nunca es real. Nuestra “realidad” en un momento exacto en un universo paralelo será completamente distinta a la de otro mundo; solo es un pequeño producto de una realidad infinita y absoluta. Puedes creer que estás leyendo este artículo en esta ocasión, pero hay muchas copias de ti que no lo están haciendo. De hecho, incluso eres el autor de este artículo en alguna realidad lejana. Por lo tanto, ganar premios y tomar decisiones ¿importa si podemos perder esos premios y hacer elecciones diferentes? ¿Es importante vivir si en realidad podemos estar muertos en algún otro lugar?

 

Algunos científicos, como el matemático austriaco Hans Moravec, han intentado descartar la posibilidad de que existan universos paralelos. Moravec desarrolló un famoso experimento imaginario llamado “suicidio cuántico” en 1987 que conecta una persona a un arma que apunta a su cabeza y una máquina que determina el valor del espín, o momento angular, de protones. Cada 10 segundos, se registra el valor del espín de un nuevo protón.

Basada en estas mediciones, la máquina causará que el arma se dispare o no, con una probabilidad de 50% para cada escenario. Si la IMM resulta no ser correcta, la probabilidad de sobrevivencia del experimento disminuye después de cada medición del espín hasta que se vuelve prácticamente cero (un valor muy, muy pequeño). Por otro lado, la IMM sostiene que el experimentador siempre tiene una probabilidad de 100% de sobrevivir en algún universo paralelo y por lo tanto ha encontrado la inmortalidad cuántica.

Cuando la medición del espín es procesada, hay dos posibilidades: el arma se disparó o no. En este momento, la IMM afirma que el universo se divide en dos universos diferentes para dar cuenta de los dos finales. El arma se disparará en una realidad, pero no en las otras. Por razones morales, los científicos no pueden usar el experimento de Moravec para refutar o corroborar la existencia de mundos paralelos, ya que los sujetos pueden solo estar muertos en esta realidad particular y seguir vivos en otro universo. En cualquier caso, la peculiar Interpretación de los Mundos Múltiples y sus sobrecogedoras implicaciones desafían todo lo que sabemos acerca del mundo.

 

 

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta