¿Malestar? El mejor método de curación: ¡La Filosofía!


filosofy
Frente a los síntomas de malestar siempre evaluamos consultar a un médico si se trata de un dolor de carácter físico o a un psicólogo si se tratan de sufrimientos anímicos o emocionales. Sin embargo gran parte de las ocasiones la línea divisoria entre dolencia física y malestar emocional no es tan clara. Especialmente, cuando descubrimos que la causa de un malestar físico, como puede ser una gastritis, contractura, o exceso de cansancio, radica en nuestra mente, en un conflicto afectivo o en estados emocionales aflictivos. Mucha gente recurre erradamente a un especialista médico por un desorden cuya causa es netamente emocional, como el stress por ejemplo.
Según el filósofo helenístico Epicuro: “Contra las enfermedades de la mente, la filosofía dispone de remedios; por esta razón se la considera, con toda justeza, la medicina de la mente.”

Como dijera Carl Gustav Jung el principal conflicto del hombre moderno es la pérdida del sentido de la vida, el conflicto existencial, que lleva a la apatía, depresión, adicciones, etc.

La Filosofía, entendida como Arte de Vivir, como Filosofía Práctica y no como meras especulaciones intelectuales, puede darnos la solución frente a muchos de los conflictos del hombre y la mujer de hoy en día. Si bien pensadores como Sócrates, Platón o Epicuro, dieron a conocer sus enseñanzas hace dos milenios atrás, increíblemente sus enseñanzas siguen vigentes y es por ello que son un aljibe en el que buscar nuevas aguas para refrescarnos. La antigua filosofía, abordada con una mirada práctica, se vuelve realmente moderna y parece no tener fecha de vencimiento.

Lou Marinoff que en su exitoso libro «Más Platón y menos Prozac» relata al respecto de la vigencia del estudio y práctica de la filosofía en el SXXI que: “La alternativa reside en la práctica de la filosofía. Ha llegado el momento de una nueva forma de ver las cosas, y esa nueva forma que en la presente obra se describe es, de hecho, un método antiguo, olvidado durante mucho tiempo y recordado hace poco. Al adentramos en el nuevo milenio, hemos cerrado el círculo.”

Entonces, parece que T. S. Eliot tenía razón:
No dejaremos de explorar
Y el final de la exploración será
Llegar al punto de partida
Y conocer el sitio por primera vez.
banner_psico_blog_700x120

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta