El Mito de la Caverna de Platón, lo encontramos en el capítulo séptimo de su libro La República. 


Un grupo de hombres vive dentro de una caverna, pasan su vida encadenados, sentados frente a una de las paredes viendo las sombras que proyectan los objetos del exterior. Como nunca han salido al mundo, toman las sombras como la realidad, ya que es lo único que conocen. Un cierto día, uno de los hombres logra desatarse y salir de la cueva.
Al principio es cegado por la luz del sol, luego cuando normaliza su visión se da cuenta que había pasado toda su vida engañado.
Decide entrar a la cueva y avisa a todos de la mentira que están viviendo, que son esclavos, que deben liberarse… Nadie le cree y lo matan.
Otra etapa del relato es cuando años más tarde otro hombre logra liberar-se y salir, pero al recordar lo que le había sucedido a aquel hombre, decide entrar silenciosamente a la caverna para avisarle sólo a aquellos que estuvie-ran receptivos a oír la verdad. Y así logra liberar a otros también.
Esta es más que una metáfora de la situación del hombre, viviendo en la oscuridad de la ignorancia, creyendo que sólo lo material, el mundo fenoménico de lo que reflejan nuestros 5 sentidos, es lo real, siguiendo una vida mecánica o de hombre dormido como explica el sistema del cuarto Camino de Gurdjieff.
A la vez que viviendo de espaldas a lo Nouménico, de la Realidad del Ser interior, del Mundo de la Ideas, o alejados de los Arquetipos de los que habla C.G.Jung. Más de 2 mil años han pasado y la parábola no pierde vigencia. El hombre sigue aprisionado en su ignorancia, y así continuará, a menos que se decida de una buena vez a salir de la caverna y emprender un verdadero camino hacia un despertar.


Dejá tu comentario

Image
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER
Image
Image